© pacodecáceres

Olvidos

 

Allí estaba ella,

bailando desnuda

y tarareando

el compás de aquella canción

que, tantas veces,

bailamos juntos en el pasado.

 

Me acerqué, la tomé de la mano

y abrazados

bailamos juntos aquellos pasos.

 

Sentí el calor de su cuerpo,

el aroma de sus besos

y la dulzura de su abrazo.

 

Minutos más tarde,

detuvo su baile,

y me miró

con la misma mirada

vacía

con la que, últimamente,

suele mirarme.

Dubitativa,

me preguntó lo mismo

que, desde hace unos años,

suele preguntarme:

 

Y tú ¿quién eres?

Deseo de Navidad

 

¿Dónde quedaron las reuniones familiares?

¿Dónde aquellas charlas y algarabías?

¿Dónde aquellos gozos y sonrisas?

¿Dónde están los niños? ¿dónde?

Aquellos que gritaban de alegría.

 

Aquí estamos los que estamos.

Nada es lo que era. Lo que fue, se fue.

Estas fechas regresan impasibles

con sillas vacías alrededor de la mesa

y figuras destrozadas en el belén.

 

Aquí quedamos los que quedamos,

rodeando nuestro espacio de vacío,

consumiendo nuestras horas de nostalgia,

recordando los momentos del pasado

y simulando que vivimos todavía.

 

Aquí estamos los que quedamos,

añorando las antiguas amistades,

suspirando un abrazo de consuelo,

y deseando unas gotas de felicidad

y un beso de cariño en navidades.

Soñando versos

 

Sigue soñando versos

y desdibujando rimas.

Que desciendan las palabras

desde el limbo a la tarima,

que se asomen a la vida

con el frescor de la mañana,

que se muevan entre líneas

desde la noche hasta el alba,

que maduren suavemente

bajo la tarde calma.

 

Sigue soñando versos

y desdibujando rimas.

Que escritos queden los poemas

que tus manos escriban.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now